10 cosas sobre mí que no suelo contar

  1. Lo primero que escribí con un cierto criterio fue una redacción sobre las vacaciones a los 8 años. La profesora de Lengua le puso un 10 por la abundancia de adjetivos. Ahora mataría por volver a leerla y probablemente luego me suicidaría.
  2. Me pagan por leer, en el baño, en el metro, en el sofá, en la piscina. Esto que parece glamuroso no lo es tanto. A veces lo que leo es... bueno, digamos que no es lo que leería por placer. Aún así, es un lujo y un privilegio.
  3. Si quieres hacerme un regalo, me haría muy feliz una cesta con jamón, queso, vino, cerveza, cecina de atún y mostaza de Dijon. No tengo caprichos caros y no me entusiasman las joyas.
  4. Adoro el mar. Me recarga, me conecta con mi infancia. Podría pasar horas y horas contemplándolo. Llevo 40 años veraneando en la misma playa, en Cádiz, y siempre descubro algo nuevo.
  5. Aunque el mar es una droga, me declaro muy urbanita. Me encanta vivir en Madrid, en el centro, poder ir a todos los sitios andando o en bici, ver tiendas, bares, restaurantes, gente distinta, librerías, bibliotecas, cafés con wifi...
  6. Voy una hora al gimnasio todos los días. Corro por El Retiro, cuando no hace ni mucho frío ni mucho calor. Me gustan los deportes donde se suda litros y si son de pegar, mejor. No se me da bien ni la zumba ni los bailes de salón.
  7. De niña tenía las paletas separadas (porque me faltan los dos colmillos superiores) y con 16 años llevé aparato. Ligué un montón en aquella época, aún no me lo explico...
  8. Soy fan de Depeche Mode, Cindy Lauper y Tracy Chapman. Musicalmente hablando, me quedé en los '80. Me sé de memoria muchas letras de los grupos de la Movida y "Like a virgin" me parece un himno generacional.
  9. Soy hija única, eso forjó mi carácter independiente. Y creo que por eso de niña leí mucho, vi demasiado "La bola de cristal" y armé mil puzzles. No tengo ningún trauma por no tener un hermano/a.
  10. A pesar de nacer en diciembre bajo el signo de Capricornio, odio el frío. Sueño con vivir en un verano eterno.